4 de noviembre de 2010

Multiculturalidad mal entendida

Hace unas horas leí un post en el blog de Garbí en el que se criticaba que en este país, de buenos acabamos pecando de gilipollas. Un post que es posible que no provocara una misma reacción en la gente, pero que sin duda representa una opinión que muchos compartimos. Y no sé si se debe a que lo leí a altas horas de la madrugada, en las que mi nivel de irritabilidad se acrecienta, pero no pude más que acordarme de, salvando las distancias y la disparidad de casos, de la niña de 10 años que dio a luz hace unos días en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Ni que decir tiene que es algo aberrante, que pone los pelos de punta, y que escandaliza al más sosegado. Pero fíjate, resulta que la niña no es nacida en España, sino que es de origen rumano, y que vino aquí hace tres semanas para dar a luz y así beneficiarse de las ayudas que nuestro país ofrece (dicho hace unas horas por la madre). Y sigue fijándote, porque resulta que los padres de la criatura ven esto normal, que es un bien de Dios, y que allí en Rumanía a los 10 años se casan. Tócate el... moño. Porque recordemos, y dejando a un lado lo de que muy posiblemente sus progenitores hayan prostituido a su hija, los padres sostienen de que el padre es un chico de 13 años que vive en Rumanía, pero no dan más pistas, ni el nombre del chaval, ni nada de nada que ayude a esclarecer las cosas. Ni tan siquiera permiten el acceso de las fuerzas de seguridad o de los servicios sociales al domicilio familiar. Y es que aquí se considera violación el mantener un acto sexual con un/a menor de 13 años, además de barbarie...a menos que seas Sánchez Dragó. Que no lo sea en Rumanía me importa tres cojones. Si vienen que se adapten a nuestras normas, y no nosotros a las suyas. ¿Cómo va a educar una persona que no está educada en nada? ¿Y qué clase de madre ve como algo normal que una niña esté dando a luz a los 10 años, cuando debería de estar en la escuela estudiando y jugando con sus compañeros?

Pero no quería hablar de esto en este post, sino en lo que me avergüenza que nuestra política fronteriza permita que "esto" entre a nuestro país y que no se les pueda echar. ¡Y encima se está estudiando si el recién nacido y la niña pueden seguir con sus padres! ¡Pero si son los mismos que han dejado que se embarace! Y siguiendo con el sinsentido, ya han salido organizaciones de immigrantes pidiendo la nacionalidad española para la familia, la reagrupación familiar (exacto, traer al resto de su familia de Rumanía para acá), un piso de protección oficial para la familia, y diferentes ayudas para que la madre pueda criar a la criatura sin problemas económicos. ¡¿Pero esto qué coño es?!

Si fuesemos un país civilizado y con los cojones debidos, se le quitaría la custodia a la madre, se deportaría a toda su familia (la cual está en España de modo irregular), y se enviaría a las niñas (madre e hija) para que se formaran como seres humanos. Eso sí, antes habríamos pegado un puñetazo a la mesa del ministro de exteriores rumano para que fueran ellos los que corrieran con los gastos, y no nosotros, como ocurre siempre. Que ya está bien de reírse de todos los que cotizamos, y encima con la que está cayendo. En Suiza, por poner un ejemplo, para ser suizo y beneficiarse de las ayudas que ofrecen los servicios públicos hace falta haber vivido en el país 10 años, presentar la declaración de la renta y ser cotizante... y no ser sólo un vividor de los servicios sociales. Pero aquí nos lo tragamos todo. Puertas abiertas. Barra libre.

No estoy en contra de la inmigración, ni mucho menos; todo el mundo tiene derecho a buscarse la vida, pero lo que no se puede permitir es que se rebajen ciertos estándares de calidad de vida escudándonos en la multiculturalidad y paridas varias. Y tampoco hay que dejar que se nos tome el pelo. No es cuestión de racismo, sino de sentido común. Así que lo mismo podría decir del montón de ni-nis, canis, y chusma varia que abunda y que sólo hace que poner la mano para que le den de todo sin hacer nada. Demasiado parásito suelto. Y cosas como estas son las que van a hacer que la extrema derecha, sumada con los tiempos difíciles que estamos viviendo, sufran un gran crecimiento en las elecciones catalanas de final de año (sí, hablo de Anglada), y en las generales de 2012. Miedo me da que esta gente pueda tener representación en el Congreso o en el Parlament, pero me temo que ya no hay marcha atrás.

Y como dice la parodia de Joan Tardà en el programa Polonia: "Perdoneu però algú ho havia de dir".

4 comentarios:

_MeiA_ dijo...

Són com animals. Una cria de 10 anys i ja mare... com dius, hauria d'estar gastant totes les hores del dia jugant amb les amiguetes.
I si, jo els enviava cap al seu país, i amb les nenes les donava en pares que realment les estimin i que les cuidin.
Més desgràcies humanes... no poden pas acabar bé.

I jo, també vull ajudes!! collons!! que sóc d'aquest país, nascuda aquí, treballant des de fa no sé quants anys, cotitzant sempre, sense agafar ni un dia la baixa, pagant tots els impostos... i no rebo ni 5 cèntims!
I quan sigui mare? em donaràn ajudes també? i pel meu pis? també em caurà alguna ajuda? No entenc perquè jo no.

_MeiA_ dijo...

Ara ja estic de mala llet!!! o_O

Txisky dijo...

El problema és que quan s'opina això (jo també ho opino) aviat et titllen de racista!. Envia-li el post al Follonero a veure si també va a fer un reportatge d'aquests rumanesos i no a gravar un casament d'uns rumans que sí estan adaptats a aquí!. Manda webs!.

garbi24 dijo...

Gràcies per la publicitat i si cada cop que mires les noticies t'acabes emprenyant com una mona. No hi ha dret so vull ser una ong a costa de la meva butxaca. El que jo vulgui donar ja ho donaré