8 de octubre de 2010

Crítica (II): Kick-Ass: ¡Es hora de las putas hostias!

Con un día de retraso debido a que uno es vago por naturaleza, aquí va la que es mi crítica a este film dirigido por Matthew Vaughn (director de, entre otras, Stardust y Layer Cake: Crimen organizado), el cual, ya lo adelanto, me entusiasmó. Aunque he de reconocer que no he leído jamás el cómic guionizado por Mark Millar y dibujado por John Romita Jr. en el cual se basa el film, por lo que no podré comparar si ha sido o no una fiel adaptación de éste.

Para meternos ya de lleno, Kick-Ass gira entorno a la figura de Dave Lizewski (el poco conocido por estos lares Aaron Johnson), un freak entusiasta de los cómics y de los superhéroes, y un hombre invisible para las chicas. Así que un buen día decidirá convertirse en un superhéroe pero sin necesidad de tener superpoderes o haber realizado un entrenamiento previo, todo inspirado por los cómics y tras comprar en Ebay un disfraz que esconde bajo su ropa. Esto es, digamos, una puñalada en toda regla a las películas tradicionales de los superhéroes. Pero una puñalada muy muy agradable.

Photobucket

Como es de esperar, el bueno de Dave se verá envuelto en varios altercados que le transformarán en otro tipo de persona (no me gusta destripar las películas, de ahí mi poca concisa y clara sinopsis), y conocerá a dos locos vigilantes de la ciudad: Hit Girl (Chloe Moretz, a quien ya hemos visto en (500) días juntos, The Eye, o La morada del miedo) , y a su padre, Big Daddy (el grandísimo Nicolas Cage), los cuales encabezan una lucha contra el jefe de la mafia local (Mark Strong, villano también en Sherlock Holmes y Robin Hood). Y mención, también, al hijo de éste: Christopher Mintz-Plasse (el gran McLovin' en Supersalidos).

Photobucket

Con todo esto, y mezclado en la turmix convenientemente, nos encontramos ante un producto muy sólido, con aires de El Quijote, en el que todo el mundo, con una buena dosis de locura, y otra muy generosa de valentía, puede llegar a ser quien quiera y/o conseguir sus objetivos, aunque éstos reclamen el pago de un peaje. Una historia en la que las escenas de acción salvaje empapan al espectador y en las que es imposible no gesticular sonrisa alguna.

Porque Kick-Ass sólo exige una cosa por parte del espectador, y es que se despoje de cualquier tipo de principio y la vea únicamente con voluntad de entretenerse. El resto ya lo ofrece el film: adrenalina, tensión, humor, violencia, grosería, sangre, amputaciones, descaro... y un sinfín de cosas más, excepto el aburrimiento. Y más aún con la banda sonora tan arrolladora que tiene: Prodigy, Gnals Barkley, etc. ¡Y el tema principal de la BSO de La muerte tenía un precio!

Una buena película que hará que se recuerde durante mucho tiempo la actuación de Hit Girl (¡sólo tenía 11 años cuando realizó el papel!) y de la que ya se está preparando una secuela prevista para 2012. La esperaremos con muchas ganas.

Photobucket


Nota: 7,5

3 comentarios:

_MeiA_ dijo...

Bueno... no té res a veure amb aquesta peli tan estupenda... però és un tema mooooolt i molt important que t'haig de comentar...

Tu creus que el nostre fetge podrà aguantar 8 dies seguits, les 24h del dia, barra lliure?????? em té ben preocupada....


jejjee

Xevi dijo...

En breve pasaré por tu "praivet-virioclap" a chorizarte la película. Cuando me comentaste que era bastante burra, ya me convenciste para verla.

Para el viaje llevaros unas cuantas esponjas que puedan suplir la función del hígado. YES!

jordicine dijo...

Hola, Álvaro. A mi em va agradar moltíssim. L'actuació de la nena, tens raó, és memorable i la peli té un ritme brutal. A més, és molt actual, amb tot el tema de les noves tecnologies. En vaig parlar en el seu dia al blog. És fresca i original. Una abraçada i fins aviat. Bon blog. Et seguiré