13 de octubre de 2010

Burger King: Estado de sitio

¡Qué asco la comida rápida! ¡Donde esté un buen bistec que se quiten las hamburguesas de rata que sirven en estos centros! ¡Es pensar en ellos y se me quita el hambre! ¡Que los cierren todos y se vuelvan a su país! ...

Los que me conocen saben que el anterior párrafo sólo lo suscribiría en el caso de llevar una cogorza monumental, o de haber mezclado productos de esos que se encuentran en el botiquín, pero para el resto es mejor que lo deje claro: las primeras líneas van en coña. Y es que desde siempre me han encantado las hamburguesas. Para mí son un claro ejemplo de comida buena y barata. ¡Y encima te llena! Pero ha de haber gustos pa' tó, y ahí no me meto. Además de que este no es el tema de la entrada.

Resulta que hoy miércoles tenía fiesta en el curro, así que dediqué el día a realizar tareas domésticas pendientes, y a hacer algunas compras antes de irme de crucero. Y como no tenía ningún tipo de ganas de cocinar, se me ocurrió pasarme por el Burger King y comprar alguna(s) hamburguesa(s) para así tener el día completito. Pero no sé si ocurrirá en todas las ciudades, pero el Burger King de Girona es absolutamente espantoso. No por su lentísimo servicio, en el que pides para desayunar y te lo entregan a la hora de la cena, sino por la de especímenes que allí se encuentran y que te hace plantearte si la raza humana no es un error de principio a fin. Ahora ejemplifico la anterior oración.

Me acerco al mostrador mientras miro la cartelería de "variedades gastronómicas", y cuando intento quedar absorto, una niñata se pone a gritar y a darle golpetazos a una de las cajas registradoras al grito de "¡o me atiendes o te rompo la máquina! ¡Quiero un helao con chocolate! ¡¿Te rompo la máquina, eh?!". Por supuesto no había nadie que la regañara o que pareciera estar a cargo de ella, así que la ceporra (a la que seguro daban Clembuterol para desayunar) siguió con los gritos hasta que le llegó su turno. Pero eso no era todo.

Photobucket
Aprovecha y sonríe ahora, que mañana estaremos los dos cagando ladrillos

En una de las mesas que quedan cerca de la estructura de cristal (o plástico, o lo que coño sea) había 4 criajos (sí, lo digo en tono despectivo por la educación que mostraban) pegando gritos, rompiendo las servilletas a cachitos, y tirándo al suelo los pedazos. Y al otro lado del cristal, una amiguita de éstos que empezó a escupir a él para que los gargajos quedaran a vista de todos. Los padres, como no, comiendo en la mesa de al lado como si la cosa no fuera con ellos. Todo un ejemplo. Pero ojo, que aún había más.

En las mesas del fondo del establecimiento había un par de tiarracos de pelo en pecho haciéndose un porro de hachís. Ahí, con dos cojones: uno fumando y el otro quemando la piedra con el mechero, todo bajo la atenta mirada de una preciosa niña que intentaba acabarse la hamburguesa de su menú infantil.

Así que para amenizar la espera hasta que me llegara el turno empecé a fantasear con una de esas películas en las que el héroe se toma la justicia por su mano (¿alguien ha citado a Dexter?), y consigue un par de cadenas con las que bloquea las puertas, y luego prende fuego al establecimiento con toda la chusma en su interior. Pero cuando empezaba a esbozar una sonrisa, volví de nuevo a la realidad: "-HolabuenosdíasleatiendeWilli¿quévaaquerer?" (así, todo junto, pronunciado de forma automática y sin, tan siquiera, mirarme a la cara).

Así que pedí lo primero que se me puso frente a los ojos, y me fui rápidamente para poder comer en el interior de mi coche. Almenos ahí no me dan ganas de entrar en un estado de locura similar al de Jack Nicholson en El Resplandor.

5 comentarios:

Blú dijo...

¡Joeer que panorama! Ni me acordaba ya de la fauna y flora del Burger King.

Prepárate que vienen Ferias!!!

garbi24 dijo...

A Girona...les millors al Konig, de sempre. Al menys per mi

_MeiA_ dijo...

Estic d'acord amb en Garbi, les del Konig estan boníssimes!

Jajajaja, segur que vas anar a menjar les hamburgueses al cotxe per no veure tota la purria? jajaja pillin!!!!

Guarda el tipu que demà passat marxem al creuer i allà menjarem com dues berres!!!!

;)

_MeiA_ dijo...

Olé! ja era hora! es públiquen directament els comentaris! jujuju
Ara si! ara serà la meva de carregar-me a més d'un! ajjajajajajajaja

(risa malvadaaaaaaa)

Álvaro dijo...

El menjar del Konig és una maravella, això està clar... però a les hores en que hi acostumo a anar està plè a vessar. És un lloc on mai hi falta la gent. I, per suposat, és més car, encara que al dia següent, tal i com he posat a la foto, no estàs amb estrenyiment o "cagando ladrillos".